America, México, Sin categoría

La alegre y festiva celebración del Día de Muertos en México

Había sido invitada muchas veces a visitar México para el Día de Muertos y por distintas razones, nunca había podido. El año pasado nos organizamos un grupo de amigos,  para darnos cita en la bella ciudad de Oaxaca, donde nuestro anfitrión mexicano, Sinuhé Gerardo, esperaba por nosotros.

La idea de viajar en grupo y con nacionales, permite ahorrar dinero y maximizar los tiempos, y asimismo permite empaparse de manera más directa en las tradiciones de la comunidad.

Quien piense que el día de muertos es solo el 1 de noviembre está muy equivocado, hay que llegar mínimo diez o quince días antes y quedarse otro tanto hasta el 10 de noviembre , más o menos para disfrutar a plenitud la fiesta. Y lo he dicho correctamente ¡ Fiesta!, ya que no es un momento de estar triste, es un momento de alegría de reconocimiento a quienes ya no están con nosotros, pero que nos entregaron su cariño, mientras estuvieron en este mundo.

Junto a otras cinco amigas alquilamos un apartamento lo suficientemente grande como para que me permitieran hacer mi propio altar de homenaje a mis seres queridos. Seguimos las indicaciones al pie de la letra.- Partimos temprano al mercado de Flores para comprar los ramos de una flor amarilla llamada cempasúchil, infaltable en el altar, manteles, papel picado, calaveras pequeñitas, bebidas y alimentos para nuestros seres queridos que estarán representados por una fotografía. Fue muy emotivo construir ese altar en homenaje a mi abuelita Carmen, a mi comadre Valentina y a dos viajeras que ya partieron el más allá, Graciela y Pamela.

Los cinco días que permanecimos en Oaxaca se nos hicieron insuficientes para poder abarcar la enorme oferta artística que había, exposiciones, conciertos, desfiles callejeros, procesiones y la gente con las caras pintadas de calavera. Una costumbre es pintarse la cara y desfilar entre una muchedumbre de calaveras, o catrinas como en realidad se las llama en Oaxaca.

Asimismo aprovechamos el tiempo para visitar localidades aledañas y poder vivir las distintas tradiciones que conservan los oaxaqueños en torno al día de los muertos.

El único riesgo de esta fiesta es que produce adicción y yo ya estoy pensando en viajar el próximo año, bueno esos eran pensamientos que tenía antes que empezara la pandemia del coronavirus, ahora no es momento para planificar viajes, solo hay que repasar los viajes que uno ya hizo y compartirlos con la comunidad de viajeros.

Unas últimas palabras de agradecimiento a nuestros viajeros mexicanos que nos acompañaron en esta aventura por tierras oaxaqueñas, Sinuhé, María, Norma, Rosa Maria,  Juan Manuel, Make Make y Sag

About the author

Relative Posts

Loading Facebook Comments ...

comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published.