Africa, Egipto, Luxor

Egipto: el destino con que sueña la mayoría de los viajeros de corazón

Egipto es un destino que suele estar siempre en las expectativas de los viajes, pero tendemos s desestimarlo, por distintas razones, por el costo, la lejanía o por el temor a atentados terroristas.

Y parece ser que este último punto es el que más afecta a la gente. Cuando comenté que iría a Egipto, todos te desaniman, recordándote la cantidad de atentados que ha habido.

Pero en fin, si dejamos que el miedo nos paralice y nos impida dejar nuestra zona de confort, no viajaríamos nunca.

Habíamos previsto este viaje, regalo de mi hija para el mes de febrero de este año, donde las temperaturas son más benignas, pero nos encontramos con un imprevisto, un aneurisma cerebral, me obligó a someterme a dos intervenciones quirúrgicas, con lo que debimos postergar el viaje.  El tema es que solo se podía postergar hasta junio de lo contrario perderíamos todo. Le hacíamos el quite a ese mes por el calor, temperaturas por sobre los 40 grados, pero finalmente decidimos ir en ese fecha y tratar de sobrellevar el calor de cualquier forma. Para un viajero de corazón, perder un viaje soñado es una tragedia.

Fue la mejor decisión, el viaje fue maravilloso y regresamos sin ninguna queja. Mi hija contrató el tour con la agencia española, www.muchoviaje.com, y aunque debo decir que no soy muy amiga de los viajes organizados, en este caso por la dificultad del idioma, en la opción de agencia fue ideal.

Partimos desde Madrid a las 15:15 de un día lunes y las facilidades comenzaron nada más llegar al Aeropuerto de El Cairo, donde íbamos preparados para hacer la larga fila de los visados, pero el guía que la agencia nos había dispuesto, nos estaba esperando con los visados en la mano, que pegó en nuestros pasaportes y nos llevó de inmediato a la zona de vuelos nacionales para tomar el vuelo a Luxor. En Luxor también nos estaban esperando y nos llevaron hasta el barco “Amarco” que sería nuestro hogar en el Río Nilo  por los siete días siguientes. Debo decir que hay tours de 3, 5 y 7 días. Creo que si se puede, es mejor este último ya que así no andas corriendo, sino que puedes ver los sitios con tranquilidad.

Como nuestra llegada a medianoche, y el comedor estaba ya cerrado, nos tenían en nuestras habitaciones una cena fría. Presumiendo esta situación habíamos llevado desde Madrid unos bocadillos de jamón serrano, que nunca tuvimos oportunidad de comer, así es que los regalamos a unos niños que encontramos a la salida del barco.

Y a propósito de comida debo decir que nuestra llegada a Egipto coincidió con las fiestas sagradas de Ramadán, por lo tanto todos los adultos debían hacer ayuno desde las dos de la mañana hasta la siete de la tarde. Hay que resaltar que la mayoría seguía al pie de la letra el ayuno y los guías no aceptaban ni siquiera un sorbo de agua para enfrentar el calor.

Como llegamos de noche, no vimos el rio ni nada. A día siguiente amaneció a las 4.30 de la madrugada. Despertamos y a través de la ventana panorámica de la habitación se podían ver globos aerostáticos que recorrían la zona y despegan muy temprano.

Ese día temprano conocimos a nuestro guía, Ahmed, quién nos acompañaría en el barco los siete días del crucero. Esto de tener guía personalizado resultó de gran utilidad ya que disponía de mucho tiempo para responder las preguntas. Hablaba español muy bien y además de los tours que llevábamos contratados desde España nos hizo una oferta muy interesante para ver otras cosas.

Debo decir aquí que en Egipto hay mucho para ver y poquísimos turistas, esto hace que los precios bajen y un crucero de lujo que puede costar 400 dólares diarios, se consigue por no más de 50 y lo mismo pasa con los hoteles.

A lo largo del río Nilo vimos decenas de barcos atracados, que tienen suspendidos sus viajes por falta de turistas. Nos explicaron que usualmente había una flota de 200 barcos que hacía el recorrido tanto río arriba como río abajo, en cambio ahora, no zarpan más de diez embarcaciones por día.

El “Amarco” tiene capacidad para 90 turistas e iba con la mitad, esto hacía que la atención fuera muy buena ya que había muchos camareros siempre atentos a satisfacer los deseos de los turistas. Respecto a la procedencia, en el barco iban argentina, uruguayos, vimos muchos en el tour, brasileños, colombianos, españoles y chilenos. ¿Por qué tanto turista hispanoamericano?. Por dos razones, una los bajos precios y dos que en general la gente de este lado del mundo es menos reacia a aceptar indicaciones de sus autoridades, en la Unión Europea y en Estados Unidos si recomiendan no viajar a determinados países, la gente lo acepta, acá en cambio los viajeros son de la postura de “a mí nadie me dice donde debo o no debo viajar”.

El barco es como un hotel flotante, todas las habitaciones tienen vista panorámica al río, tiene un comedor grande y organiza fiestas temáticas, como la fiesta de la “chilaba”, el traje típico del mundo árabe. Algunos días hacen barbacoa y también hay  una cena de gala.

Por lo general ofrecen buffet o comida francesa, italiana u oriental y todos los días a las 5 de la tarde en la cubierta del barco donde se encuentra la piscina, se ofrece “five oclock .

También por las noches suelen ofrecer espectáculos como danza de vientre o de derviches y bailes, donde por su puesto no falta el tema “Despacito” de Luis Fonsi, que escuché varias veces mientras viajaba por Egipto. Algunas noches había fiesta con música electrónica egipcia bastante parecida a la que se escucha por acá y también mucha salsa. Aquí como la mayoría de los que van en el barco son extranjeros, está permitida la venta de cerveza y licores. Los que van con todo incluído deben pagar las bebidas, pero en este caso cobraban solo las bebidas importadas, se podía tomar gratis, una bebida parecida al agua de Jamaica, que se toma en México. Muy rica, y aunque nos advirtieron no tomarla ya que el agua nos podría causar algún malestar estomacal, tomamos litros de ella y no nos hizo nada.

Haré este relato tipo diario de viajes y les iré contando cómo fue nuestro día a día en el “Amarco”, nuestro hogar en el Nilo.

About the author

Relative Posts

Loading Facebook Comments ...

comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published.