España, Europa, León

Camino de Santiago: León, todas las calles van a la Catedral

 

Pasado Burgos, la expectativa tanto de los peregrinos, como turistas y viajeros se dirige a la catedral de León, según los expertos la más francesa de las basílicas  góticas españolas.

Si uno no conoce León, no hay donde perderse siga el rumbo mayoritario de la gente, todo el mundo se dirige hacía allá y frente al esplendor de este templo gótico, inspirado en la Catedral francesa de Reims, uno simplemente se queda sin palabras.

Se hace necesaria una visita de día y otra de noche, ya que aquí la paranoia de los recortes impuestos por la Unión Europea, aún no alcanza a la iluminación nocturna de la Catedral.

Hay distintos horarios para visitar la Iglesia y el Museo, con una entrada de 5 euros, existe también una visita guiada a las restauraciones con un valor de 6 euros.

Una de las características de esta Catedral es la enorme superficie dedicada a las vidrieras, casi 1.800 metros cuadrados, distribuidos en  737 paneles construídos entre los siglos  XIII al XX. Esta superficie de vidrieras sólo es superada por la Catedral de Chartres en Francia.

Aunque algunos peregrinos encuentran cara la entrada, vale la pena una visita, pero no puede ser una visita a la rápida hay que darse tiempo para observar las vidrieras, los rosetas, la imaginería, el claustro, los altares. Tiene mucho para ver.

Me apené no haber podido traer la cámara Nikon con el lente zoom ya que hubiera podido tomar excelentes tomas de los vitrales, pero debí conformarme con lo que buenamente se pueda hacer con la cámara compacta.

El acceso ha mejorado en los últimos, años. Cuando visité la ciudad hace 20 años, la movilización pasaba frente a la iglesia, hoy las vías aledañas se han transformado en peatonales, lo que mejora notablemente tanto el acceso como la observación de este bello templo.

Muy cerca de la Catedral se emplaza una vasta área de tapas, y con la particularidad que en León, aunque uno no pida tapas y sólo una cerveza igual le llevan unos pinchitos gratis.

Mucho para ver

León, al igual que Pamplona y Burgos es una ciudad llena de estilo y elegancia, la gente se ve muy arreglada, las calles lucen sus mejores galas. Vimos muchos negocios aún en rebajas y si hubiéramos podido cargar más peso habríamos aprovechado verdaderas gangas.

Recorrimos León, de la mano de un excelente guía ,Rafael, decidimos dedicarle un día adicional para poder caminar por la ciudad, ver la Real Colegiata de San Isidoro y el antiguo hospital de peregrinos de San Marcos, transformado ahora en un elegante parador.

Vimos allí al igual que en Burgos como las parejas hacía fila para casarse y viendo el despliegue del vestuario de los invitados, uno piensa que la crisis no ha pasado por España.

Al llegar aquí se me acabó la batería de la cámara, por eso no pude tomar fotos, pero aproveche de comprar una batería de repuesto en un shopping al que nos llevó Rafa y donde había una tienda especializada en informática y fotografía. Debo decir que la batería costó la mitad de lo que costaba en Chile. Me sirvió mucho sólo que al llegar a Chile murió trágicamente, ya que se me quedó en un bolsillo del pantalón y la empleada lo echó a la lavadora con la batería adentro.

Rafael además nos llevó a pasear por la ribera del  Río Bernesga, que atraviesa León, donde había mucha gente disfrutando de esa agradable tarde de sábado.

Otro atractivo de León es el Palacio Botines, una obra de Gaudí, ubicada muy cerca de la Iglesia.

Pasamos por fuera de la Plaza de Toros, y quedamos con ganas de ver más, creo que deberemos regresar algún día a León.

Como nos quedamos en la Casa de la hermana de Rafa, pudimos lavar la ropa, y dejar nuestra mochila a punto para retomar la caminata.

Más antecedentes a

María Eugenia Vargas

buvarcl@gmail.com

About the author

Relative Posts

Loading Facebook Comments ...

One Comment

  • Alejandro Bustos 23 julio, 2017 at 7:04 pm

    Están muy interesantes los capítulos ¿¿vendrán más??

    Reply

comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published.