España, Europa

Camino de Santiago: de Castrojériz a Frómista. Capítulo 16

Nuestro día de asueto en Burgos nos ha retrasado una etapa en el Camino, pero valió la pena ya que nos dio oportunidad de conocer un poco mejor la bella capital burgalesa.

Así esa tarde igual nos dedicamos a visitar los sitios más importantes del camino, y aquí hay que destacar los esfuerzos de Rafa por alcanzar por una ruta secundaria, Hornillos del Camino, preguntamos a un castellano, que encontramos en la ruta nos queda mirando y espeta.

–  Hornillos del camino,  pues ¿y eso donde es?

Nos reímos mucho con Cris ya que ella le imitaba muy bien al señor.

Bueno finalmente buscando por aquí y por allá llegamos a Hornillos del Camino,  decenas de pueblos que recorrimos, tienen ese apellido, del Camino, y eso les llena de orgullo ya que es la certificación de que su pueblo queda a la orilla del Camino.

En Castrojeriz encontramos a Cris y Ceci que están tomando mate en la Calle Mayor. Buscamos un albergue privado y en el compartimos con la peregrina alemana Eva, a la que ya hemos encontrado en otros sitios como Belorado, esa tarde conocemos un poco más de la personalidad de esta singular y fornida chica.

Como tuvimos dos días sin caminar salimos temprano con Cris rumbo a Fromista. El día está óptimo, atravesamos pueblos muy lindos y felizmente corre un viento fresco ya que se trata de una etapa sin arbolado, nada donde guarecerse.

Atravesamos Alto de Mostelares Itero del Castillo e Itero de la Vega. Antes de llegar al puente sobre el Rio Pisuerga encontramos un pequeño albergue privado, entramos a ver y nos atienden muy bien nos ofrecen café y un poco de conversación.

Seguimos caminando con Cris, nos pasa el vehículo de “Jacotrans” que lleva nuestras  mochilas. Pasado el rio Pisuerga, hay una bifurcación, seguimos la que está demarcada y de pronto nos damos cuenta que vamos caminando solas por la carretera. Como ya hemos avanzado varios kilómetros y hay un cartel que indica que Fromista está a solo 14 kilómetros seguimos por allí. Ya pasa el mediodía, tenemos hambre y se nos ha acabado el agua, y no se ve pueblo alguno a la vista.

Nos pasa una peregrina canadiense y nos pregunta si vamos por el camino correcto y si habrá un bar más adelante, ya que aún no ha tomado desayuno.

Un letrero anuncia que a un kilómetro se encuentra Boadilla del Camino, apuramos el paso y llegamos hasta este pueblo que tiene un regalo especial para mi un rollo de la justicia.

¿Y que es un rollo?

Voy a tratar de explicar aquí que es un rollo.

En España, es un monumento de piedra ubicado en una Plaza.  Se asienta sobre cinco peldaños de piedras, a continuación sigue con una perfecta columna redonda. La columna está compuesta por doce pilas de piedras perfectamente talladas, observándose más o menos en su parte central, dos salientes de piedra con una distancia entre ambas de una cuarta, y al final, la pieza más importante, los cuatro brazos también de piedra (dos, ya gastados o rotos), terminando en cono, con cinco filas de piedras, en el que tiempo atrás, había una cruz que fue retirada en una “rehabilitación” realizada por gente del pueblo.

En muchas ocasiones hemos oído hablar a unos y a otros, del origen, así como el destino de este monumento.

Lo que si está claro, todo ello gracias a la historia que guardan otros monumentos similares y que se encuentran repartidos a lo largo de la geografía española e incluso del continente americano, es su  levantamiento al ser designada como Villa, como gratitud  por la contribución al Reino con  dinero, o bien, con hombres para el Ejército, aunque esto último solía ser como pago por los servicios prestados por algún señor.

Como símbolo del cual se erigía estos monumentos, que representaba la independencia jurídico-administrativa de la Villa.

Los hay en aquellos pueblos de Castilla que tenían alcalde y, por lo tanto, jurisdicción para juzgar y condenar a muerte. Servía además para castigar y pagar las penas menores de los delincuentes comunes, que tras ser azotados, eran expuestos a pública vergüenza. Los rollos son similares a los cruceros, pero su significado es distinto.

Y como decía, este rollo dedicado a la justicia que hay en Boadilla del Camino es muy bonito y con muchos detalles, está frente a la Iglesia, la que estaba cerrada y no pudimos ver.

Hay además allí un cómodo albergue privado, en el cual almorzamos unos garbanzos con tocino muy ricos. El albergue está lleno, felizmente nosotros seguimos a Fromista, 6 kilómetros más adelante.

Como dije esta etapa de pleno cruce de la meseta castellana no da tregua, por lo que hay que llevar cubierta la cabeza, de lo contrario, el sol puede disolvernos los pensamientos.

Fromista y su tesoro

El tesoro de la ciudad de Fromista es la bella iglesia románica de San Martín. La Iglesia, ya no desarrolla cultos pues está transformada en Museo.  No recuerdo si nos hicieron descuento de peregrinos, pero de todos modo vale mucho la pena visitarla.

Aquí quedamos en albergue privado, con muy buena atención, tenía un bello jardín donde hicimos un almuerzo cena y aprovechamos la tranquilidad para dormir temprano para enfrentar mañana la etapa que nos llevaría a Carrión de Las Condes.

Aquí hay negocios y supermercados y vale la pena apertrecharse para enfrentar la etapa de mañana. Además el agua sale más barata comprarla en el surpermercado que en los bares.

Más antecedentes a

María Eugenia Vargas

buvarcl@gmail.com

About the author

Relative Posts

Loading Facebook Comments ...

comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published.