España, Europa, Santo Domingo

Camino de Santiago: Santo Domingo de la Calzada: el milagro del Camino. Capítulo 12

Tal como lo dijimos en un anterior capítulo Santo Domingo de la Calzada concurre con Logroño y Calahorra a representar  a la Catedral de la Rioja.

Santo Domingo es una ciudad emblemática del Camino, a orillas del  Río Oja, y vale decir que la Rioja debe su nombre a este río.

El nombre recuerda a su santo y fundador, Domingo García, que creó un puente, un hospital y un albergue del camino. Domingo Garcia recibe en el año 1120 del Rey Alfonso VI un terreno para establecer una iglesia y un burgo.

Gran promotor del Camino Domingo dedicó su vida a promover la protección cuidado y apoyo de los peregrinos.

Promovió una Cofradía de apoyo que después siguió trabajando en su nombre, la Cofradía del Santo que desde el año 1.106 mantiene el albergue.

Este fue uno de los albergues más lindos del camino y donde mejor atención recibimos, es atendido por voluntarios y acepta un donativo.

Cuando llegue un voluntario se ofreció a llevarme la mochila y me informaron que a las 16 horas vendría un voluntario paramédico para atender a aquellos peregrinos que tengan alguna dolencia.

Como vengo arrastrando desde hace días una porfiada alergia en las piernas decido ir a la fila de atención. Los tres chicos que hay antes de mi, tienen ampollas en los pies y uno de ellos luce un estado deplorable.

El diagnóstico es irrefutable: deberá abandonar el camino. Los otros dos se van con la recomendación de permanecer dos días sin caminar.

Cuando examina mis piernas, me dice que la alergia es severa y que requiere atención médica urgente, ya que de lo contrario seguirá expandiéndose. Llamó a Chile y activo el seguro médico. Después de dos horas de espera me llaman para avisarme que me consiguieron un médico a las 23 horas, sin embargo el albergue cierra a las 22 horas y es mucha complicación pedir que quede alguien para abrir la puerta al médico.

Pasamos al plan b, que significa conseguir un médico en el Camino y lo encuentran en Belorado y me puede atender entre 9 y 11 de la mañana, lo que significa que deberé partir en bus para asegurar la atención.

Siguiendo con el albergue, debo decir que tiene de todo, salas de oración cocina, ascensor para los minusválidos, biblioteca y es muy cómodo, al día siguiente parto a Belorado agradecida por todas las atenciones, el hospitalero, me ruega encarecidamente que no vaya a perder la hora con el médico y asegurar de ese modo que llegaré a Santiago.

Además el albergue,  tiene gallinas y gallos, estos últimos están instruídos para cantar todo el día

El pueblo tiene todo para el peregrino, visito la Catedral y el Museo, que exhibe una exposición de arte chino de la Dinastía Han.

La verdad,  para algunos peregrinos, especialmente españoles, resulta insostenible que las iglesias cobren por la entrada, pero las catedrales e iglesias más emblemáticas suelen cobrar entre 2 y 5 euros por el ingreso.

Otras tienen otra forma de recaudación que consiste en cobrar por el encendido del altar. En muchas partes hay un encendido electrónico, en que uno pone en una máquina una moneda de un euro y el sistema prende la iluminación que suele demorar de 2 a 3 minutos.

En todo caso en esta iglesia en particular valía la pena pagar ya que la muestra de la Dinastía Han era muy bonita y el acceso a la Catedral, permitía además subir el techo de la Iglesia, y así ver Santo Domingo desde la altura.

Encomienda para casa

Hay muchas tiendas con recuerdos del camino, camisetas, sombreros, bonitas y baratas. Aprovecho de comprar algunas cosas para enviar a casa que mandare junto con ropa que traje para el camino y no voy a usar y voy al correo. Ahí me proporcionan una caja, con cierre automático.

La encargada del correo, me dice que es común que los peregrinos a estas alturas del camino comiencen a mandar cosas de vuelta a casa ya que la mochila comienza a pesar.

Mi encomienda que irá por mar, para que salga más barata,  pesa poco más de tres kilos y por ella pago 32 euros, tardó 8 días en llegar a Chile, ¿Por qué demoró tan poco, vino en barcojet?  Nada de eso, cuando uno manda encomiendas por barco en el correo suelen ponerla igual en el container de la paquetería aérea, esto me lo contó hace años un funcionario de correos.

Como a las 13 horas me da hambre y decido ir a un bar por una ración de tortilla de patatas, y un jugo de naranja, que me sale 3 euros. La chica que atiende, peruana, me trae una porción ¡enorme!, casi media tortilla, pregunto porqué y ella me responde que los peregrinos como caminan tanto andan muertos de hambre y necesitan más energía que el resto. No protesto más y termino apenas la enorme ración.

Conclusión en este pueblo todo el mundo trata bien a los peregrinos, ¡así da gusto!.

Y el milagro???

No me he olvidado de él y citó textualmente la narración de Wikipedia.

Cuenta la tradición que entre los muchos peregrinos compostelanos que hacen alto en esta ciudad para venerar las reliquias de Santo Domingo de la Calzada, llegó aquí un matrimonio alemán con su hijo de dieciocho años llamado Hugonell, procedente de Ad Sanctos (Xanten en la diócesis de Münster, pero hasta 1821 del Arzobispado de Colonia).

La chica del mesón donde se hospedaron se enamoró del joven Hugonell, pero ante la indiferencia del muchacho, decidió vengarse. Metió una copa de plata en el equipaje del joven y cuando los peregrinos siguieron su camino, la muchacha denuncio el robo al Corregidor.

Las leyes de entonces (Fuero de Alfonso X el Sabio) castigaban con pena de muerte el delito de hurto y una vez fue prendido y juzgado, el inocente peregrino fue ahorcado.

Al salir sus padres camino de Santiago de Compostela, fueron a ver a su hijo ahorcado y, cuando llegaron al lugar donde se encontraba, escucharon la voz del hijo que les anunciaba que Santo Domingo de la Calzada le había conservado la vida. Fueron inmediatamente a casa del Corregidor de la Ciudad y le contaron el prodigio.

Incrédulo el Corregidor contestó que su hijo estaba tan vivo como el gallo y la gallina que él se disponía a comer.

En ese preciso instante el gallo y la gallina saltando del plato se pusieron a cantar.

Y desde entonces se dicen los famosos versos: Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada.

Más antecedentes a

María Eugenia Vargas

buvarcl@gmail.com

About the author

Relative Posts

Loading Facebook Comments ...

comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published.