Africa, Sidi Bou Said, Tunez

Sidi Bou Said: una perla en el norte de Africa

Leí una vez que alguien dijo que si alguna vez se perdía había que buscarlo en un pequeño pueblo en el mediterráneo en el norte de Africa: Sidi Bou Said, despues de conocer esta bella localidad, digo lo mismo: -Si alguna vez me pierdo busquenme en Sidi Bou Said.

Si tuviéramos que calificar Sidi Bou Said, faltarían adjetivos, es simplemente un pueblo encantador. Lo lamentable es que uno suele ir solo un rato y en realidad la bucólica calma del lugar llama a quedarse varios días.

Llegar no es difícil, basta allegarse hasta la estación de tren TGM, que hace el recorrido Tunis, La Goullete, La Marsa. El tren , arranca desde la estación Tunis Marine, al final de la Avenida Bourguiba, es cómodo y barato y sale cada quince minutos.

Muchos escolares suben y bajan del tren que para en varias estaciones de nombre Cartago, la penúltima es Sidi Bou Said y el tren termina en la Marsa, un balneario que en esta oportunidad no alcanzamos a conocer.

El pueblo se levanta en un pequeño promontorio del que se descuelgan casas blancas con sus puertas, ventanas y rejas en color azul y en general adornadas con buganvilias de distintos colores.

La verdad, el lugar pasó inadvertido al igual que Hammamet y bastó que un noble, el barón inglés Rodolphe D”Erlanger se construyera allí en 1912 un espectacular palacio para alcanzar la fama.

Este palacete, motivo a otros adinerados tunecinos a transformar este rincón con impresionante vista al mediterráneo en su lugar favorito de veraneo.

La presencia de los ricos comenzó a  atraer turistas y estos a su vez comenzaron a atraer artesanos. El pueblo es pequeño y sólo se permite el acceso vehicular a los propietarios. Por lo tanto quienes van en vehículo deben dejarlo aparcado al comienzo del pueblo y subir a pie.

También existe la posibilidad de ir y bajar en taxi, por un par de euros, lo suben y lo bajan.

Sidi Bou Said es en realidad unas pocas calles céntricas y varias callecitas secundarias, sin salida. Nosotros, a sugerencia mía nos metimos en una de estas calles y debimos rehacer el largo camino.

!Volveré a Sidi!

Aquí no sólo hay tiendas de artesanía también hay restaurantes bares y heladerías. Imperdible a mi juicio el cafe Chaabane, colgado sobre el acantilado. Es caro, 5 euros el cafe, pero la vista sobre la bahía y sus yates es un imperdible.

Los precios son similares a los de la Medina y Hammamet y el tipo de artesanía también era similar.

Si visitan Túnez no dejen de ir a Sidi Bou Said, y si pueden quedarse hasta la puesta de sol es un espectáculo muy bello.

Más antecedentes a

buvarcl@gmail.com

 

About the author

Relative Posts

Loading Facebook Comments ...

comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published.