Ekaterimburgo, Europa, Rusia

Ekaterimburgo: cruzando los montes urales

Ekaterimburgo: cruzando los Montes Urales

Yekaterinburg, Rusia — miércoles, 1 de octubre de 2014

Nuestro tren 118 se interna rumbo al Asia, vamos atentas a la ventana para observar el momento en que aparezcan los Montes Urales, que marcan el límite entre Europa y Asia. No conseguimos ver los montes, vemos unos cerritos, pero nos parecen demasiado pequeños para ser los Montes Urales, lo que si vimos en abundancia fueron bosques de abedules, lo que nos recordó las novelas de Tolstoi y Dovstoievsky.

Como conseguimos pasaje a última hora, alojamiento también conseguimos a última hora. Arrendamos por booking un apartamento por 2 días, que nos costó 74 euros. Es decir cada una pagará 24 euros por dos días, lo que nos pareció bastante barato. Pasados algunos minutos de las 16 horas llegamos a la señorial Ekaterimburgo, negociamos por un taxi por 16 euros, por un trayecto que quedaba muy cerca y que después supimos costaba 3 euros.

Lo que si conseguimos del taxista es que llamara por teléfono al encargado del departamento.

El edificio tenía muy mala presencia, de esos edificios soviéticos antiguos, donde todo ha cumplido su vida útil, nos deprimió bastante, pero como eran solo dos días y estaba barato decidimos no quejarnos.

Al rato apareció nuestro anfitrión Mack, que no hablaba nada de inglés, pero tenía una simpatía muy grande.

El apartamento estaba en el tercer piso, cuando abrió la puerta quedamos con la boca abierta, era ¡espectacular! Todo nuevo había sido renovado, se habían cambiado cañerías, sistemas eléctricos y había sido amoblado con muy buen gusto. Tenía una cocina espectacular, y Mack, nos había dejado café, té galletas. Y como si fuera poco a solo unos metros había un supermercado. El apartamento tenía dos dormitorios con camas matrimoniales, y enormes ventanales con excelentes vistas al barrio.

 

Ilusionadas, bañadas y alimentadas decidimos salir a conocer la ciudad. Cerca del apartamento pasaban varias líneas de tranvías, asumimos que los mismos iban al centro y tomamos uno, pero llegamos hasta el final del recorrido sin llegar al centro. Decidimos devolvernos usando la misma línea, sin embargo no hizo el mismo recorrido que de ida  y nos dejó a mitad de camino. Esperamos largo rato y tomamos otro que felizmente iba para nuestro barrio.

Preparamos una cena casera en nuestro precioso apartamento y dormimos como bebé después de una noche en el tren.

Al día siguiente salimos todas animosas hasta la estación con dos objetivos, yo había leído que desde allí salía el transporte a Ganina Gama, una mina abandonada donde fueron enterrados los cuerpos del zar Nicolás y su familia, y donde actualmente funciona un monasterio con bellas iglesias.

Recorremos la estación preguntando por aquí y por ella, pero nadie sabe donde queremos ir y no sabemos ni tenemos anotado Ganina Gama en ruso.

Cristina se exaspera y reclama ¿pero cómo no va a haber una lma caritativa que hable castellano y que nos pueda ayudar?

Aunque parezca increíble, dos rusas que pasaban por el lugar dijeron al unísono.

–  Nosotras hablamos español.

Fueron nuestra salvación. En cinco minutos ellas averiguaron por teléfono todo. Efectivamente había transporte, pero salía a una cuadra de donde estábamos. Era una van para 12 personas, pero solo había una mujer rusa para el tour, pero con nosotros tres el chofer se avino a partir. Durante el trayecto debimos escuchar en ruso 45 minutos con la historia del asesinato del zar Nicolás y la dramática muerte de su esposa Alejandra, sus hijas, Olga, Tatiana, María y Anastasia, sobre esta última hay muchas historias que dicen que logró salvarse de la masacre, además fue muerto el hijo heredero el zarévich, Alexei.

La historia cuenta que antes que llegaran los bolcheviques a apresarlos la servidumbre cosió en la ropa del zar y sus hijos miles de diamantes y gemas valiosas, por si lograban escapar. Estas joyas impidieron que en la primera descarga, ninguno de ellos muriera y matarlos costó mucho a los soldados.

A pesar que durante el régimen comunista se dijo que el zar y su familia no interesaban a nadie en Rusia, la permanente peregrinación de miles de rusos a la tumba de los Romanov, da cuenta de lo contrario. En septiembre del año 2000 el patriarca ortodoxo, Alexei II dio su aprobación para que en el lugar se construyera un complejo monástico en memoria del zar.

 

El complejo, aún sin terminar está en un entorno muy bello, lleno de bosques de abedules, permanecemos allí varias horas y luego a través de unos dibujos, logramos consultar al conductor, si nos puede llevar al lugar donde está el hito del monumento que señala el límite exacto de Europa y Asia, luego de negociar con la pasajera rusa, partimos hacia ese sitio, atravesando los Montes Urales, y con un bonus track que nos llevó por un santuario budista.

Fue una jornada maravillosa, el conductor nos dejó en el centro de Ekaterimburgo y aprovechamos de ver los atractivos de la zona y encontramos un lugar donde almorzar comida típica.

Luego vimos la enorme estatua de Lenin, en el casco antiguo y llegamos al río, hemos advertido que si caminamos por la Ribera del río llegamos a casa, pero antes de eso, vamos a intentar buscar un sector donde hemos sabido que hay una estatua de  Los Beatles.

 

 

Este día ha sido redondo, cumplimos el programa que habíamos previsto, y hasta llegamos donde los Beatles. Luego de una agradable caminata a la orilla del rio, iniciamos el regreso a casa para prepararnos para el día siguiente que debemos partir a Irkutsk. Será un viaje de 54 horas sin alimentos así es que deberemos prepararnos para el largo viaje.

Al día siguiente creemos que debemos dejar el apartamento al mediodía y esperamos toda la mañana que apareciera Mack le mandamos mail y dijo que pasaría a recoger la llave como a las 19:00 horas, le pedimos que pase a las 18:30 horas ya que queremos llegar con anticipación, ya que además como vamos en tercera clase, queremos identificar bien el coche.

Al final paseamos por el barrio, hasta la hora que vino Mack y nos consiguió un taxi de 180 rublos, es decir 3 dólares hasta la estación.

Creo que no he comentado, pero en Rusia entre Moscú e Irkustk hay 7 usos horarios, pero la hora que manda es la de Moscú. En esta oportunidad tomaremos el tren 074, que parte el 26 del 08 a las 20:21 horas y llega a Irkustk el 29 del 08 a las 03:38 horas de la madrugada. Asumimos que con la diferencia horaria deberá llegar como a las 08.30 de la mañana a Irkutsk.

About the author

Relative Posts

Loading Facebook Comments ...

One Comment

comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published.