Sin categoría

Llegada a Rusia vía San Petersburgo

Llegada a Rusia vía San Petersburgo

San Petersburgo, Rusia — miércoles, 1 de octubre de 2014

Finalmente el 15 de agosto ya estábamos en Londres las tres, Cris María y yo e iniciaríamos nuestro ansiado viaje a la ruta transmongoliana.

Tomamos un vuelo de British Airways, que en unas pocas horas nos llevó de Londres a San Petersburgo. Aquí habíamos hecho las coordinaciones con el viajero peruano Hugo Palomino, para que nos consiguiera un taxi que nos fuera a esperar al Aeropuerto y nos llevará hasta el hotel, en este caso habíamos reservado alojamiento en un hotel de la cadena Ibis. La decisión sobre este hotel fue porque estaba cerca del metro y de la estación de trenes, donde debíamos tomar el tren que nos llevaría después a Moscú.

Cuando uno llega a un destino desconocido con un idioma difícil y con maletas pesadas, es mejor asegurarse que haya alguien esperándonos y si ese alguien además habla nuestro idioma y es viajero, ideal. A Hugo Palomino lo conocimos a través de la página. Dejo aquí sus datos

http://www.viajeros.com/22342-shuichi-youko

Llegamos al Aeropuerto y ahí estaba Hugo esperándonos, nos llevó al hotel, nos ayudó a cambiar dinero, y luego nos acompañó a la estación de trenes para comprar los pasajes a Moscú, y además hizo las coordinaciones para que yo pudiera regresar esa noche al aeropuerto a esperar a una amiga que venía de Chile, Patricia Escalona y que nos acompañaría los 4 días que teníamos previstos en esa ciudad y luego seguiría a Estocolmo.

Para abaratar costo pedimos la habitación sin desayuno y desayunábamos en la habitación, había allí un hervidor y un servicio de té y café así es que sólo comprábamos, pan y algo más yogurt, jugo y frutas y con eso nos proveíamos un excelente desayuno.

Alojamiento lo hay entre 15 y 50 dólares, dependiendo el nivel de privacidad que uno quiera, eso ya depende de cada uno, una habitación compartida en una pieza de 8 personas, sin baño privado suele salir 15 dólares. Una habitación doble en el hotel Ibis, con baño privado suele salir 45 dólares lo que hace un valor de 22,5 dólares por persona.

Fueron unos días muy provechosos, nos dedicamos a conocer iglesias ortodoxas y a aprender las diferencias con la catedrales católicas, a ver el Museo del Hermitage, a pasear por la Avenida Alexander Nevsky, cruzar los puentes sobre el río Neva e incluso Hugo nos consiguió un taxi para que nos llevara a pasear a medianoche y pudiéramos ver el momento en que se levantan los puentes.

Creo que le sacamos mucho provecho a estos cuatro días en San Peterburgo, vimos las catedrales más  importantes, hay muchas en la ciudad, la fortaleza de Pedro y Pablo, hicimos un paseo hasta Peterhof para ver el complejo palaciego y los parques y fuentes, que según muchos dejan pequeño al mismísimo Versalles, fuimos al Cementerio a ver las tumbas de Fedor Dostoievsky, Tchaikovsky. Tolstoi y otros literatos y músicos que han dado fama a San Petersburgo y también visitamos las estaciones de metro más bonitas. Es difícil elegir cuál es la más bella, ya que son de una elegancia impresionante, a mi me gustó particularmente la estación de Pushkin, Puskinskaya, Antes, fuimos a ver la avenida Pushkin y aprovechamos de ver un mercado de frutas.

Contactar a Hugo para que nos hiciera de guía nos permitió un gran ahorro ya que a la mayoría de los atractivos, incluyendo Peterhof, fuimos en transporte colectivo público, si hubiéramos tomando un tour para ver todo lo que vimos habríamos pagado una fortuna.

Hugo nos llevó a una cafetería muy linda en la Avenida Nevsky, se llamaba Singer, ya que originalmente funcionó allí una distribuidora de máquinas de coser y nos mostró los distintos atractivos de la ciudad, nos explicó cómo funcionaba el transporte y el metro y nos aportó esos tips, que sólo el residente conoce.

Por nuestra cuenta visitamos la Catedral de Fedorovskaya, que quedaba cerca del hotel y que ha sido restaurada recientemente. La Iglesia ortodoxa rusa está invirtiendo mucho dinero en restaurar aquellos templos que o fueron destruídos o desacralizados por el gobierno bolchevique.

Creo que 4 días es lo mínimo que se requiere para tener una aproximación a esta hermosa ciudad rusa. Dependiendo su afición al arte, al Museo del Hermitage, hay que dedicarle un día o al menos medio día, ya que realmente es enorme.

Imperdible también el tour nocturno. Pasada la medianoche los puentes levadizos se levantan para dejar al paso a las naves de mayor calado y la gente se aposta a la ribera del Neva para ver el espectáculo.

En los lugares turísticos suelen haber carritos de comida que venden un sándwich llamado algo así como Shawarma, que es carne asada en una espada con acompañamiento es rico y barato, se suele acompañar con un jugo de arándanos o frambuesas.

Para las compras hay muchos malls, de marcas internacionales, que usualmente suelen estar vacíos, nos quedó la duda de ¿cuál es el negocio de estos malls?, ya que a simple vista no parecen ser rentables.

El día 19  de  agosto era nuestro primer contacto con el tren, a las 23:30 deberíamos tomar el tren 003 rumbo a Moscú.

Para evitar contratiempos, llegamos con bastante anticipación a la estación para ubicar nuestro vagón de segunda clase. Además al entrar hay una revisión del equipaje por escáner.

Antes de ingresar al tren conocemos a un personaje clave en un viaje: la provodnitza. Ella revisa nuestros pasajes, y luego será la encargada de proveernos colchón sábanas limpias, almohada y  frazadas y mantener el carro limpio, hay una provodnitza por carro. También junto  su dormitorio mantiene un pequeño negocio donde se puede comprar té, café azúcar. Hay hombres y mujeres que cumplen esta labor, y los hay de todos los estilos, cordiales, acogedores, o despreocupados y negligentes.

 

En cada carro hay un samovar, que provee agua hervida. Hay que señalar que los rusos beben hectólitros de té y toman sopas, puré de patatas y fideos de esos que se rehidratan con agua hervida.

ALEXANDER NEVSKY: SIEMPRE PRESENTE

Nevsky,  fue un príncipe ruso, héroe nacional y santo de la iglesia ortodoxa, siendo muy joven debió gobernar Rusia. Nació en 1220 poco antes de la invasión mongola y siendo muy joven luchó contra las tropasde Gengis Khan..

Famosa es la arenga a sus hombres:

“Hermanos. somos pocos y el enemigo es fuerte, pero Dios no está en la fuerza sino en la verdad…”.

Los rusos conservan esta arenga como un tesoro preciado. En 1547, fue canonizado por la iglesia ortodoxa, pasando a ser San Alejandro Nevsky.

En San Petersburgo se le recuerda de varias maneras. la principal avenida de la ciudad que va desde el Almirantazgo hasta una bella plaza 4 kilómetros después, recibe el nombre de Nevsky Prospect, es decir Avenida Nevsky.

La Plaza tiene su mismo nombre y se emplaza allí el Monasterio Alexander Nevsky. Este es uno de los principales atractivos de San Petersburgo, ya que además del monasterio que tiene bellas iglesia ortodoxas, hay allí dos cementerios, que bien podrían llamarse cementerios del arte

Allí están enterrados, músicos, como Tchaikovsky, escritores como Dostoievsky, matemáticos, físicos y muchos hombres de ciencia.

Los cementerios son muy bellos,  nada de ostentosos son el lugar ideal para ir de paseo.

Si usted va por la mañana y siente olor a pan recién horneado, es la panadería del Monasterio, que está en plena producción. Si tiene paciencía como Cris, puede hacer una frila enorme y comprar el pan recién horneado.

Este es un paseo que recomiendo a todos, se puede llegar allí en bus, tranvía o metro o incluso caminando, ya que la Avenida Nevsky, tiene muchos atractivos.

Agradecemos al viajero Hugo Montecinos por habernos acompañado en este lindo paseo.

Dejo el álbum de fotos que subí de esta visita

http://www.viajeros.com/fotos/alexander-nevsky-siempre-presente

About the author

Relative Posts

Loading Facebook Comments ...

comenta

Leave a Reply

Your email address will not be published.